Losas de porcelana esmaltada: ¿cómo distinguir la calidad de lo común?

 



Suena a sentido común el decir que, cuando se trata de remodelar o construir, vale

la pena utilizar acabados de alta calidad, pues estos otorgan beneficios a largo plazo. Sin

embargo, así como en la industria de la moda y los muebles, siempre existen opciones

que lucen bien al principio, pero carecen de las propiedades de la alta calidad y, a la larga,

resultan problemáticas. Para aquellos que no están involucrados en la industria del diseño

y la construcción regularmente, puede resultar complicado entender las diferencias y poder

distinguir un material bueno de uno de baja calidad. Sin embargo, no es imposible con un poco

de información.



Por ejemplo, en el ámbito de las superficies de los suelos, paredes y topes de interior y

exterior, hay innumerables losas y otros materiales a escoger como acabados, pero sólo hay

uno que se puede utilizar en todas esas superficies, que garantiza durabilidad y resistencia,

cero mantenimiento y, para añadir, se encuentra a precios accesibles. Este es el caso de la

porcelana esmaltada, en la cual se ha especializado por varias décadas Cerámica Esparza, en

la Ave. De Diego #262, en Puerto Nuevo.



“La porcelana esmaltada de primera calidad, en la que somos expertos, no es una losa

cualquiera, pues cuenta con propiedades tecnológicas que la posicionan por encima de las

losetas tradicionales de pasta roja o blanca -que son frágiles-, y de las integrales, que resultan

porosas y requieren de un mantenimiento especializado”, comentó José Esparza, propietario

de Cerámica Esparza. “Las piedras naturales y las maderas son otro elemento que tuvo mucho

auge hace unos años en la Isla, pero la gente se fue educando y dándose cuenta de que las

recreaciones de porcelana esmaltada de primera proveen el look y estilo de esos materiales,

con los beneficios que la tecnología le otorga”, añadió.



Las losas de porcelana esmaltada recrean todo tipo de texturas y materiales. Por

ejemplo, las que recrean tabloncillos de madera están en boga, y pueden ser limpiadas con

agua sin preocupación, a diferencia de la madera natural. Asimismo, el mármol y las piedras

naturales requieren de selladores, mientras que la porcelana los recrea en todo tipo de

tamaños y acabados pulidos o ásperos antideslizantes, pero sin necesidad de los mismos, lo

que representa un ahorro económico. Además de esto, existen los efectos de los metales, las

planchas de colores sólidos con efectos modernos y minimalistas.



Las dimensiones en las que estos materiales están disponibles, además, son muy

variadas, y se adaptan a cualquier tipo de espacio. Asimismo, las diferentes texturas crean

efectos que ambientan. Por ejemplo, para las terrazas, entradas o marquesinas, los expertos

recomiendan las antideslizantes que no absorben ni se manchan y proveen seguridad anti

resbalones. Para topes de cocinas y baños, hay planchas que suplantan costosos granitos y

cuarzos a la perfección y cuestan una fracción del precio. Lo mismo sucede con los baños y las

paredes de acento, las duchas, los decks de recreaciones de madera, en fin, hay un sinnúmero

de posibilidades y opciones de primera calidad entre las cuales escoger.



Vale la pena informar al sentido común con los datos correctos que demuestran que

sí se puede tener la mejor calidad a un precio accesible y que eso representa beneficios en

cuanto al valor de su propiedad, además de ahorrarle tiempo, dinero y preocupaciones. El

equipo de Cerámica Esparza está a la disposición de sus clientes para instruirles sobre los

beneficios y la variedad existente de porcelana esmaltada de primera calidad, y ayudarle a

tomar la mejor decisión para su proyecto. Acceda www.ceramicaesparza.com, llame al (787)

792-7570 / 7535, visite a Cerámica Esparza en Facebook o en la #262 Ave. de Diego, en

Puerto Nuevo.

 

CERAMICA ESPARZA                 T(787)792-7570/7535                 #262 Ave. de Diego, Pto. Nuevo                 sales@ceramicaesparza.com                 ©2013 by Cerespa

  • facebook